• Centro Democrático denuncia irregularidades en el desarrollo de la jornada electoral

    Bogotá, 11 de marzo de 2018 (CD). El Centro Democrático denuncia las irregularidades reportadas por los ciudadanos en diferentes regiones del país, en especial lo correspondiente al proceso de la Gran Consulta por Colombia.
    Así mismo, la colectividad denuncia que desde las 7:00 a.m., la página del Partido ha registrado ataques cibernéticos desde Venezuela, China, Corea y Rusia intentando hackear y bloquear el tránsito de información de la página institucional y la comunicación con la militancia.
    Algunas de las principales denuncias que se han recibido son:
    En Apartadó, Antioquia denuncian que en la mesa 4, ubicada en el Colegio San Francisco de Asís no entregaron el tarjetón de la Gran Consulta por Colombia, solicitado previamente por un votante.
    En Sevilla, Valle denuncian que un votante solicitó el tarjetón de consulta manifestando que votaría por Iván Duque y  los jurados le dijeron que tenía que solicitarlo como el tarjetón de la Gran Consulta por Colombia y no por quién votaría.
    En Sincelejo, Sucre, en la mesa 11 del puesto María Auxiliadora solo están entregando el tarjetón de la Consulta Inclusión Social para la Paz. Igualmente en el puesto del Instituto de Bienestar de la Policía.
    En Bolívar, en los puestos terminal de transportes, la escuela Camilo Torres y escuela Etelvina Niebles y San José los jurados de votación no quieren dar el tarjetón de consulta por Iván Duque.
    En Laureles, Medellín en Colegio Lucrecio Jaramillo no están entregando el tarjetón de la Gran Consulta por Colombia no porque se hayan acabado sino porque estaban escondidos.
    En Buenaventura, Valle los jurados no están entregando el tarjetón de la Gran Consulta por Colombia y solo están entregando el tarjetón de la Consulta Inclusión Social para la Paz. También manifiestan que en los municipios de Florida, Buga y Buenaventura no están entregando tarjetón de la Gran Consulta por Colombia, así el votante lo solicite, dicen que los jurados están induciendo al voto en la Consulta Inclusión Social para la Paz.
    En la escuela San Vicente de Paúl de Envigado, las personas mayores que solicitan el tarjetón de la consulta sin especificar cuál, se les está entregando el de la Consulta Inclusión Social para la Paz.
    En Ibagué denuncian que no hay tarjetones en la mesa 10 Institución José Flórez y en la mesa 3 al frente de Comfenalco, Institución Educativa Secundino.
    En el colegio San Francisco de Chinú, Córdoba en las mesas de votaciones, los jurados están entregando solo tarjetones de la Consulta Inclusión Social para la Paz y están haciendo política con esa consulta.
    En Pereira, en el puesto Ciudad Victoria en la mesa 36, votante denuncia que el jurado le pidió el tarjetón para revisar el voto y luego terminó con otros tarjetones en la mano.
    En los municipios de Don Matías y San Andrés, Antioquia denuncian que se hace entrega del tarjetón de la Consulta Inclusión Social para la Paz cuando no especifican cuál consulta desean llenar.
    Se han reportado principalmente que en varios puestos de votación en Medellín (Colegio Palermo en el Poblado, San Carlos, Inem y Eafit), en Bogotá (mesa 12 de Unicentro, entre otros), Rionegro – Antioquia, los jurados han informado que se acabaron los tarjetones de consulta. Solicitamos a nuestros votantes exigir el tarjetón, puesto que los jurados tienen el deber de conseguirlo, se puede llevar su fotocopia del tarjetón y votar con ella,  esa fotocopia debe ser aceptada por los jurados y firmada por uno de ellos para que sea un voto válido.
    Urnas Abiertas. Yuris Máculo, coordinadora mesa 7 colegio Francisco José de Caldas en comuna 3 de Cúcuta, Norte de Santander denuncia que la mesa 9 y 12 están abiertas, los sellos de seguridad de las urnas no funcionaron y tienen cascos, piedras y tejas encima para disimular. (Ajunto fotogtafías)
    Denuncian en Medellín, puesto de votación Instituto San Carlos de Medellín mesa 36 el ocultamiento de la urna de la Gran Consulta. (Video Adjunto)
    Rogamos a las autoridades de control y a los medios de comunicación ser veedores y hacer seguimiento de estos casos en esta jornada trascendental para la democracia del país para elegir el nuevo Congreso de la República para el periodo 2018-2022 y definir candidato presidencial en la Gran Consulta por Colombia.
    (Fin)
  • Ex Diputado de Antioquia Álvaro Jaramillo llega al equipo de los Paolos

    El doctor Álvaro Jaramillo, Administrador de Empresas y Magister en Desarrollo con énfasis en Gerencia de la UPB, quien fue Diputado de Antioquia, Jefe de Control Interno del Área Metropolitana y Contralor Auxiliar de Medellin para EPM, llega al equipo de los “Paolos” para apoyar la fórmula al Congreso de la República de la senadora y candidata Paola Holguín y el candidato a la Cámara por Antioquia Juan Espinal.

    El apoyo del doctor Jaramillo es de gran importancia para este equipo, que viene trabajando para consolidarse como un gran bloque del Centro Democrático.

    El gran recorrido político del ex Diputado y su experiencia en el sector público, fortalece aún más el trabajo que los Paolos adelantan hoy en 110 municipios de Antioquia.

    (Fin)

  • Acompáñame con tu voto

    Si quieres acompañarme con tu voto, marca Centro Democrático y el número 6, con tu apoyo puedo continuar trabajando desde el Congreso por nuestro país, nuestra democracia e instituciones.

     

  • Mis reflexiones sobre los hechos de esta semana

    Por: Jerónimo Uribe Moreno

    Es fisiológicamente imposible imaginar la agonía de una víctima de un crimen sexual. La periodista Claudia Morales publicó haber sido violada, haber guardado silencio por muchos años, y guardarlo aún con respecto al nombre de su victimario. Argumentó las razones y el derecho de las víctimas a guardar silencio, el que ella misma ha ejercido y seguirá ejerciendo: la tortuosa asimilación del hecho, el dolor con la aflicción de los seres queridos, la impotencia de no poder probarlo, las posibles represalias del violador, entre otras.

    Las periodistas Paola Ochoa y María Antonia Pardo manifestaron su apoyo a Claudia Morales y su acuerdo con el derecho al silencio. Seguidamente, desataron una cadena de especulaciones sobre el supuesto victimario, expresando, primero tácitamente y después explícitamente, su conclusión: el culpable es Álvaro Uribe Vélez. Ellas y quiénes se les han unido, supuestos defensores del derecho al silencio, emplazan con sus especulaciones a Claudia Morales, esperando llevarla a romperlo.

    El individuo es experto en revestir sus actuaciones de validez moral y muchas veces se autoengaña sobre sus verdaderas motivaciones. Me pregunto cómo se habrán justificado a sí mismos, Ochoa, Pardo y compañía, la validez moral de tejer la teoría de que Álvaro Uribe es el violador, en contravía del explícito deseo de la presunta víctima, de sus pronunciamientos tácitos (Semana y RCN) y de los hechos verificables publicados transparentemente por el Centro Democrático. Se dirán que la validez moral reside en develar la identidad de un criminal, pero su verdadero móvil es la satisfacción que sienten ante cualquier adversidad de su odiado, Álvaro Uribe. Varios, que en su fuero interno no creen que se trate de Álvaro Uribe, alimentan la teoría para satisfacer su odio; tienen la convicción de que así Uribe no sea el culpable se merece el escarnio.

    La realidad hoy es que el propósito de Claudia Morales está derrotado: está plenamente politizada su violación, cuestionado su derecho al silencio, más víctimas con miedo a romperlo, menos con derecho a guardarlo y el foco distraído del problema de fondo, el abuso sistemático a la mujer. Los causantes de la derrota están felices por la creciente mención de Álvaro Uribe como presunto victimario. Para ellos, el relato de Claudia Morales ha sido un instrumento político. Si Uribe no se pronuncia “¿Por qué guarda silencio si siempre responde?”, si se pronuncia “explicación no pedida, acusación…”, si no publica los viajes “¿qué tiene que esconder?”, si los publica completos “fueron varios, eso refuerza la teoría; sospechoso que no haya tal dato”, si Claudia Morales no desmiente “silencio acusador” (Claudia Morales ha desmentido tácitamente, pero defendiendo en sentido estricto su derecho al silencio), si lo desmintiera dirían “no le quedaba de otra ante un ser tan peligroso”.

    Lo último que me imaginé en la vida fue tener que escribir un testimonio sobre la decencia de mi papá con las mujeres; es quizá el rasgo más evidente de su carácter. No “tengo” que hacerlo; en teoría los hechos se defienden solos. Lo hago porque no puedo tener tranquilidad mental si no dejo una constancia explícita del ejemplo que recibí, que se resume muy fácilmente. Jamás en la vida, en discusiones con sus amigos más íntimos o en algún consejo, le he escuchado a mi papá un solo calificativo que degrade a la mujer; jamás lo he escuchado ufanarse de alguna conquista que hubiera hecho joven; jamás un comentario o ejemplo que me llevara a mí a ver a la mujer como un trofeo, como un objeto sexual, a contar “levantes” como si fuera un marcador. Se cuida de no decir una palabra soez frente a una mujer. Es excesivamente caballeroso, quizá más de lo que a algunas feministas les parecería correcto. Nunca ha presumido de despertar algún deseo en una mujer, ni siquiera en los casos en los que alguna lo ha manifestado públicamente. Para mí, se resume en una anécdota de cuando yo tenía 16 años. En un quinceañero, año 99, al cual él asistió por ser buen amigo de los padres, me vio bailando con una niña. Si mal no recuerdo, era un merengue; yo lo bailaba como era normal y ya bien visto en la época, con las dos manos en la cintura inferior de mi pareja pero aún encima de la cadera. Mi papá interrumpió el baile y dijo que “así” no se bailaba, debía ser a prudente distancia, con una mano en la espalda y la otra tomando la mano de la pareja. A su salida, temprano como es su costumbre – jamás lo he visto trasnochar o tomar licor – me llamó a un lado, en privado, a darme un consejo: “hijo, a las mujeres hay que tratarlas con todo respeto, no puede hacerlas sentir incómodas, tocarlas indebidamente bailando”. El consejo fue totalmente privado, no pretendía fingir una apariencia, sino transmitir una convicción. Bailé como él me sugirió el resto de la noche. Fue la única noche que lo hice de esa forma; a todos mis amigos y amigas les parecía ridículo que alguien de nuestra edad bailara aún así.

    Me duele igual, o quizá más, el cuestionamiento indirecto sobre mi mamá, sobre su juicio, su valentía y su carácter. Mi mamá tiene y ejerce plena independencia crítica, tiene un sentido superior de humanidad. No tiene apegos superfluos ni pretensión de dignidades efímeras. Tiene plenamente claro qué está dispuesta a sacrificar y qué no es capaz de tolerar. Tiene una intuición altamente desarrollada sobre el carácter y la ética de las personas y no disimula sus desacuerdos. Jamás ha tolerado estar al lado de alguien de quien intuya que su fibra moral no corresponde a la propia.

  • Comunicado/ La verdad dignifica a la mujer y destruye la infamia

    El CENTRO DEMOCRÁTICO rechaza y ha rechazado siempre todo acto de violencia y abuso sexual, y ha apoyado de manera irrestricta y consistente los derechos de las víctimas de delitos sexuales.

    Esta semana se han hecho insinuaciones y afirmaciones de periodistas y twitteros que buscan inducir a la opinión a creer que ÁLVARO URIBE VÉLEZ es el autor de los hechos relatados por la periodista CLAUDIA MORALES. Por lo anterior, el CENTRO DEMOCRÁTICO publica adjunta la información detallada de los viajes oficiales en los que la señora CLAUDIA MORALES, como encargada de asuntos internacionales de la Secretaría de Prensa de la Presidencia, coincidió con el expresidente ÁLVARO URIBE VÉLEZ.

    La información proviene de los archivos oficiales, cuya copia conservó el Vicealmirante (R) Rodolfo Amaya Kerquelen, quien se desempeñó como Jefe de la Casa Militar entre 2002 y 2010. Vale también anotar que por protocolo de seguridad, siempre hay personal de la Policía en la puerta de la habitación de los lugares donde se hospedan en sus viajes los presidentes en ejercicio. Así le debe constar al Coronel (R) Mauricio Miranda, actual esposo de CLAUDIA MORALES, quien perteneció a la seguridad personal del señor expresidente entre 2002 y 2008, momento en el que se trasladó a Australia en compañía de su esposa, becado por la Policía Nacional por su excelente trayectoria.

    La última reunión de ÁLVARO URIBE VÉLEZ con la señora CLAUDIA MORALES se dio por solicitud de la periodista a personas del círculo cercano del expresidente, tiempo después de terminar su segundo periodo presidencial, en las instalaciones de la Policía en CESPO. Pero al enterarse el señor expresidente que era para un medio de reconocida falta de objetividad, la canceló.

    Recientemente, el Coronel (R) Mauricio Miranda solicitó al señor expresidente URIBE la autorización para utilizar su nombre como referencia profesional, a lo cual el señor expresidente accedió, por gratitud y aprecio al servicio prestado por el Coronel (R) Miranda.

    Al expresidente fundador de este partido, ÁLVARO URIBE VÉLEZ, lo han acusado de todo tipo de delitos, pero solo ahora se recurre a la peor de las bajezas: la de insinuar que es un violador. ¿Por estrategia electoral? Como lo dice CLAUDIA MORALES en su entrevista a la revista SEMANA del 24 de enero de 2018, sin duda el tema se ha intentado manipular con fines políticos y se ha aprovechado su silencio “para profundizar los odios que caracterizan a nuestra sociedad”.

    Adjunto listado de viajes clic aquí.

    Oficina de Comunicaciones Centro Democrático

    Bogotá, 25 de enero de 2018

     

    (FIN)

Page 5 of 218« primero...34567...102030...último »