• No nos puede quedar grande la grandeza

    Cuentan que en el hundimiento del Titanic se hacían todos los esfuerzos posibles que se pudieran hacer para salvar la mayor cantidad de gente para ponerlos en los botes salvavidas, para que alguien viniera a rescatarlos en esa aguas congeladas;  pues al mismo tiempo que eso ocurría, la orquesta tocaba música; uno se pregunta si eso músicos no debieran hacer algo en alguna parte por ayudar a los demás, por tratar de salvar el Titanic. No estaremos aquí dedicados a tocar música, la vieja música, la música de las clientelas, la música de los egoísmos, la música de un país que se acabó; algunos no han descubierto que ese viejo país ya pasó, ya le pasó la hora a una generación que le está entregando la posta de la vida a una generación nueva y distinta que tiene otras preocupaciones y a la que hay que ofrecerle otras oportunidades…

    Audio

Comments are closed.