Por: Camilo Guzmán Sáenz

Coordinador de Investigación, UTL Senadora Paola Holguín

Solo basta con leer el comunicado conjunto publicado hoy 22 de junio entre el Gobierno y las FARC para entender que mañana no será el fin de la guerra sino todo lo contrario. Bastante ha advertido el Centro Democrático de los peligros de una paz con impunidad, que terminará creando la conducta más grave en una sociedad, ciudadanos tomando la justicia por sus propias manos, vendrá más violencia.
Pero concentrémonos en lo que dice el comunicado conjunto #75, en primer lugar dicen que Gobierno y Farc “lucharán conjuntamente contra las organizaciones crimínales que hayan sido sucesores del paramilitarismo”, ¿cuáles?, ¿las BACRIM?, sus socias en el negocio de la droga?, ¿las comandadas por primos de los cabecillas de las FARC?, pareciera que las FARC quiere eliminar a sus socios para quedarse con el control absoluto del narcotráfico en Colombia.

Pero esto no es lo más grave dice al final del comunicado que perseguirán (Gobierno y Farc) “las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz”, con las continuas calificaciones por parte del Gobierno a la oposición democrática de “enemigos de la paz” ya sabemos cuáles son las conductas que calificarán como “criminales”, oponerse democráticamente a un proceso que condenará al país a mínimo 50 años de la más cruda violencia, será criminalizado.
Los mayores victimarios de este país pasarán a ser jueces, y al mejor estilo comunista quien no piense y actúe como ellos será perseguido, encarcelado, o asesinado.

Así las cosas, juzguen ustedes ¿mañana tendremos paz o una guerra civil?