POR DANIEL PALACIOS MEJÍA | PUBLICADO EL 25 DE OCTUBRE DE 2015

Como era de esperarse, la jornada electoral de ayer dejó sabores agridulces entre las partes en contienda pues mientras el futuro político del fajardismo de cara a la carrera presidencial de 2018 quedó comprometido, el balance que dejó la primera aparición del Centro Democrático en las elecciones regionales fue bastante positivo.

Mientras el candidato de la continuidad de Sergio Fajardo, Federico Restrepo, sufrió un fuerte revés en su aspiración, al quedar relegado al tercer lugar y ser derrotado por Luis Pérez por más de 300.000 votos, el naciente partido Centro Democrático, por poco gana la Alcaldía de Medellín, dio la pelea por la Gobernación y obtuvo una importante votación en su lista por el Concejo de Medellín.

Al respecto, el profesor e investigador de la Universidad Nacional, Darío Acevedo,dijo que “si bien, la expectativa del CD era ganar la Alcaldía de Medellín, la votación que obtuvo es bastante significativa. El margen por el cual se perdió en Medellín fue muy pequeño y además el número de votos que sacó para la Asamblea llegó al 20 por ciento, sumado al posicionamiento que logró en los concejos”.

Por su parte, José Luis Correa, investigador de la facultad de Ciencias Políticas de la UPB, afirmó que a pesar de haber perdido la Alcaldía de Medellín, la de Bogotá, y la Gobernación de Antioquia, los tres grandes enclaves del poder del país, el CD se consolidó como la primera fuerza política del departamento y quedó en una posición favorable de cara a las próximas elecciones presidenciales y legislativas.

Al cierre de la jornada electoral, según los resultados preliminares, las listas del partido uribista al Concejo de Medellín y a la Asamblea fueron las más votadas con más de 127.000 y 333.000 sufragios, respectivamente. En la votación general para las alcaldías, incuyendo Medellín, lograba sumar en Antioquia 466.847 votos, el 20, 37%, aunque en la distribución por número de localidades lo supera el Partido Conservador.

El fajardismo fue derrotado

Sin duda, el gran derrotado de la jornada fue el fajardismo. Pese a ser el candidato de la continuidad, Federico Restrepo, de Compromiso por Antioquia a la Gobernación, sacó 401.553 votos, un número que dista mucho de los 922.403 con que Sergio Fajardo llegó al primer cargo del departamento hace cuatro años.

Además, Alonso Salazar, quien al menos en el papel era la fórmula de Restrepo para la Alcaldía de Medellín, quedó de cuarto entre los cinco aspirantes, con poco más del cinco por ciento del total de los votos.

“Estas elecciones tienen un impacto muy grande sobre la figura de Fajardo, porque lo alejan de sus aspiraciones presidenciales. Además los resultados obtenidos por sus candidatos podrían reflejar un descontento con su gestión en la Gobernación. Sin duda, en Antioquia en el pulso entre santismo, uribismo y fajardismo, este último fue el derrotado”, aseguró Correa.

Para Acevedo, el desempeño electoral del fajardismo fue bastante bajo. “Salvo en Medellín, en los demás municipios de Antioquia la fortaleza de la actual administración no se expresó en las urnas. En Medellín, es posible que reclame una victoria con Federico Gutiérrez, pero ese triunfo obedece más alianzas entre disitintas tendencias”.

“Con la votación de ayer las aspiraciones presidenciales de Fajardo quedaron bastante envolatadas, mientras que su más directo contendor, el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, quien con los candidatos de su partido ganó en varios departamentos, quedó ubicado en un lugar privilegiado de cara a la lucha por la Presidencia de 2018”, agregó Acevedo.