Desde el fondo del alma, rindo homenaje de reconocimiento a las valerosas mujeres de mi Patria, a millones de colombianas que no se rinden, que día a día trabajan por sus familias y por la construcción de una mejor Nación. Gracias por ser un ejemplo inspirador, motivo de orgullo e impulso moral para la lucha.