Este fue un año de enormes retos y dificultades para nuestra democracia, para las instituciones y para la Patria toda, pero en medio de la adversidad, también quedó en evidencia el valor de los Colombianos, su capacidad de lucha y su amor infinito por este suelo.

Que el milagro de la Navidad y la esperanza de un nuevo año, renueve nuestras fuerzas para luchar por esta gran Nación.