Asofondos, el gremio de empresas que administran el ahorro pensional en Colombia, rechaza categóricamente las declaraciones de Petro sobre los fondos de pensiones y hace las debidas precisiones que debe tener la opinión pública:

Afirmaciones del candidato Gustavo Petro:

  1. Afirmación: Los aportes pensionales en los fondos de pensiones son públicos.
    Realidad: Eso es falso. Los aportes a los fondos de pensiones son PROPIEDAD de los
    TRABAJADORES, de nadie más. (art. 13 de la ley 100)
  2. Afirmación: Las cotizaciones son “administradas al 30% que cobran en un banco”. Realidad: Las comisiones (que incluyen seguros por invalidez y muerte) son las mismas en el sistema público y en el privado. En ambos casos se cobra 3%, como se ordena en el artículo 7 de la Ley 797 de 2003. Como porcentaje del saldo administrado, las comisiones son 0,6% y están por debajo del promedio de los países de la OCDE (ver reporte, tabla 1.3)
  1. Afirmación: “Un 22% del salario último de lo que ese cotizante ganó es lo que recibe en un fondo de pensiones privado”.
    Realidad: ocho de diez pensionados en los fondos privados, en promedio, reciben 80% con respecto al último salario, y los de pensión mínima reciben el 100%. Cabe precisar que las pensiones de los que más ganan, que son una minoría, suelen ser más bajas en el sistema privado que en el público, ¿por qué? Porque en dicho régimen se otorgan millonarios subsidios a los más ricos, que el privado no da.
  2. Afirmación: “¿Y los dueños de los fondos de pensiones no han saqueado el Estado?”. Realidad: Los dueños de los fondos de pensiones son los trabajadores colombianos, a la
    fecha 18 millones de personas, estos fondos son su ahorro para la vejez.
  3. Afirmación: “Menos 30% de la cotización mensual que va para administración, que es más que el interés”.
    Realidad: El interés ha sido más de diez (10) veces mayor a la comisión. Comparando manzanas con manzanas (es decir, como porcentaje del saldo) la rentabilidad histórica ha sido del 8% (ver hoja inicio moderado), y la comisión, 0,6%.
  4. Afirmación: Los fondos privados de pensiones no dan pensión.
    Realidad: Cada año el número de pensionados en el sistema privado crece cerca de 20%, mientras que en el sistema público crece 4%. ¡Claro que sí hay pensión, sí hay pensionados! El método que defiende Petro le garantiza pensiones altas y subsidiadas a los de mayores ingresos, pero castiga a los trabajadores de menores ingresos que son el 80% de los trabajadores colombianos.
  5. Afirmación: Pasando las cotizaciones de los trabajadores a Colpensiones, puede liberar 18 billones anuales.
    Realidad: Cambiar la distribución de recursos de los afiliados es en la práctica expropiar a los ahorros para pensiones. La plata que se va a gastar en el bono pensional de quienes por la informalidad no tienen ahorros, está guardada para pagar las pensiones de los afiliados que sí cotizan para pensiones, pero que aún no llegan a la edad de pensión. Al gastarse esos recursos, no habría con qué pagar las pensiones de quienes hoy tienen 20, 30, 40 años. Quitarles recursos a los que ahorran juiciosamente, para darlos a otros, es tapar un hueco para abrir otro peor.
  6. Afirmación: Los fondos de pensiones tienen la plata metida en Odebrecht y en el puente Chirajara. Realidad: Los fondos de pensiones invirtieron en la vía al Llano, y vendieron su participación cuatro (4) años antes de que se cayera el puente Chirajara. También es mentira que haya habido inversiones en Odebrecht. Pero más importante, hay 18 millones de afiliados que pueden verificar cada tres meses, a través de su extracto, dónde está su ahorro y saben cuánto ha crecido en las distintas ventanas de tiempo.