Bogotá D.C, 15 de junio de 2016. Tras el anuncio del Ministro de Defensa en el que dice que las Fuerzas Armadas de Colombia participarán en la campaña por el “Si”, la senadora Paola Holguín dejó en sesión plenaria la siguiente constancia:

1. Exalto la tradición civilista de nuestra Fuerza Pública, la cual ha estado históricamente enmarcada en el cumplimiento ininterrumpido del mandato constitucional y legal.

2. Civilismo que no ha sido y no puede ser sinónimo de servilismo, los miembros de nuestras Fuerzas Armadas y de Policía juraron el día que empezaron a portar el uniforme, defender la Constitución, la Ley, y al pueblo colombiano, el compromiso de la institucionalidad es con el Estado y no con el Gobierno de turno, no con la defensa de acuerdos que van en contravía de la democracia, no permitiendo la impunidad de criminales atroces y de lesa humanidad, no convirtiendo al narcotráfico en delito político, no generando un lavado de activos, no sometiendo a la Fuerza Pública y la ciudadanía a jueces indirectamente elegidos por las FARC y no con la ruptura del Estado de Derecho.

3. El Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas expresó ayer a los medios de comunicación que “La Fuerza Pública entra de lleno a la campaña por la paz y lo hace sin participar en política”, engaña el Ministro y el Gobierno cuando dice que no es política, abusando de la línea de mando y del principio de obediencia, porque esta campaña representa a un Gobierno y a un sector de partidos, esta es la campaña de la Unidad Nacional y no de la nación, hoy están haciendo que la Fuerza Pública ingrese al debate político violando lo establecido en la carta magna, obligándolos a defender un acuerdo que no es de paz sino de guerra a la democracia, a la iniciativa privada y  a la justicia.

Hago un llamado a los Soldados y Policías de la Patria, a aquellos héroes que todavía tienen honor, para que le exijan al Ministro de Defensa y al señor Juan Manuel Santos respeto a una institución que se debe al Pueblo, a la defensa del Estado, la Constitución y la ley, y no a los caprichos de un gobernante, que más parece un tirano aunque aparente respetar el ordenamiento jurídico, ofreciendo una paz vergonzosa para el pueblo colombiano, una paz que no tiene por base el derecho y la justicia, sino la fuerza y el engaño, una paz que  tiene por objeto, no el engrandecimiento y la prosperidad de la Patria, sino de una organización criminal que por décadas ha sido verdugo del Pueblo, y que hoy busca imponer desde La Habana un modelo al que los ciudadanos se han resistido pagando incluso con su sangre.

(Fin)

 

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=u-FK-Q3dq9M[/embedyt]