Bogotá D.C., 6 de septiembre de 2016. Ante sesión plenaria de este martes, la senadora Paola Holguín dejó constancia frente a los esfuerzos del señor Fiscal para reactivar las aspersiones aéreas y combatir el flagelo de los cultivos ilícitos en Colombia:

  1. El 26 de mayo de 2015 en la Comisión II del Senado, advertimos que no había razones científicas de fondo para la decisión de suspender las aspersiones aéreas con Glifosato, el Instituto Nacional de Salud expuso en ese entonces que era poco probable que la concentración de este químico usado en los programas de erradicación aérea de cultivos ilícitos, representaran un riesgo serio para la salud, adicionalmente, advirtió los errores y omisiones en los que incurrió la IARC al incluir al glifosato en la categoría de posiblemente cancerígeno.
  1. En Colombia se usan al año aproximadamente 25 millones de litros de Glifosato en la agricultura, en el 100% de los cultivos de algodón, el 75% de los cultivos de maíz, el 95% de los cultivos de arroz, el 70% de caña y el 80% de banano. En cambio, en labores de erradicación de coca solamente se usaban 3.5 millones de litros. ¿Por qué era peligroso para erradicar la coca pero no para usarlo en los alimentos que todos los colombianos consumimos diariamente?
  1. En ese mismo debate denunciamos que suspender la erradicación de cultivos ilícitos era un pedido que las FARC hacían desde La Habana. En un documento del 6 de marzo de 2014 solicitaron la “suspensión inmediata de las aspersiones aéreas con glifosato y la reparación integral de sus víctimas”, como quedó establecido en el punto 4.1.3.2 del Acuerdo Final en donde dice textualmente “en cualquier caso que haya erradicación esta debe ser manual”.
  1. Son claras las razones de las FARC para prohibir las aspersiones aéreas, entre el 2014 y el 2015 los cultivos de Coca en el país pasaron de 112 mil a 159 mil hectáreas y la producción potencial de Cocaína pasó de 250 a 420 toneladas, según cifras de la Oficina Nacional de Política Antidrogas de Estados Unidos. Es importante resaltar que durante todo el Gobierno de Juan Manuel Santos los cultivos de coca han aumentado en un 59%, mientras que durante el Gobierno anterior estos disminuyeron en un 31%.
  1. Aplaudimos los esfuerzos de la Policía Nacional al encontrar un químico diferente al Glifosato para realizar aspersiones aéreas, sin embargo, lamentamos que estos esfuerzos serán en vano por cuanto el Gobierno pactó con las FARC, la prohibición de la aspersión aérea, teniendo como consecuencia el crecimiento exponencial de la producción de Cocaína, que alimenta la violencia en Colombia y en tantas otras naciones.

(Fin)