Yo fui parte de una familia en la que me enseñaron que es Patria, principios  y partido, en ese orden. Los Colombianos tenemos el deber moral de salir a la calle a decir NO.

El Gobierno debería haber discutido, punto por punto, en un referendo los acuerdos de La Habana, pero Santos dijo que era un suicidio político.

El plebiscito es un adefesio. Su creación fue legal, pero es inmoral. No podemos dejar de denunciar que el presidente está chantajeando a mandatarios locales y a la comunidad para que voten sí. Este plebiscito no tiene garantías. Pero la única alternativa es salir a decir NO.

Sobre el acuerdo de política de género: Cuál es el respeto a la mujer y al género, dónde dice que estos criminales van a pagar por el daño que han hecho. Es indignante que se presten para este circo.

Nosotros no podemos como pueblo permitir el atropello que nos están haciendo. Si se siente indignación cuando se abusa de una niña, imagínese cuando es una política en las Farc. Fueron miles de mujeres a las que les arruinaron por siempre la vida.

La espera es dura, pero el domingo le vamos a anunciar al país la decisión. Pero tenga la certeza que de aquí al domingo en cada micrófono que me de voy a dedicar a promover el no. No nos podemos quedar en la casa durmiendo mientras Santos entrega al país. No podemos hacer como los venezolanos con Chávez. No podemos tener cálculo político. Si llegamos a perder, uno se sacude y al día siguiente sigue batallando. La decisión del partido yo creo no será inferior al deseo del pueblo colombiano.