Hace noticia en La Hora de la Verdad, Paola Holguín, senadora por el Centro Democrático, quien habló sobre el proceso de dejación de armas por parte de las FARC.
La senadora Holguín cuestionó el número de armas que fue anunciado, pues el mismo presidente Santos habló de 14.000 armas, y en el caso de que realmente fuesen 7.000 guerrilleros en las zonas ya se sabe que unos 500 huyeron de las zonas ¿Cuántas armas se llevaron? Agregó que los cálculos hablaban de dos o tres milicianos por guerrillero y no se ha dicho nada de los milicianos, y también de tres o cuatro armas por guerrillero.
Holguín también se preguntó por los misiles tierra-aire que se sabe están en poder de las FARC. Recordó que en 2013, cuando se dio de baja a Alias Caliche se encontraron pruebas de una fábrica de misiles de las FARC, entonces ¿Dónde están estos misiles? ¿Dónde están los seriales de las armas? Recalcó que no se suponía que íbamos a saber toda la verdad; los seriales son importantes para establecer la trazabilidad de las armas.
La Senadora agrego que ese show que hicieron en el Meta, no nos sirve. “Queremos ver las armas, saber cuáles son los seriales ¿Por qué nos están negando todo sobre el tema del armamento?”, agregó que Santos dijo que FARC había desaparecido como grupo armado ¿Y las caletas? Además criticó que la ONU se haya prestado para este show.
Aseveró que el propio Fiscal General de la Nación ha hablado de la millonaria fortuna de las FARC, pero que eso no es nada nuevo para los colombianos porque ya se sabe que ellos secuestran, trafican y extorsionan, entonces ¿Dónde está la extensión de dominio? Agregó que si este proceso no se hace, estamos frente a la complicidad de lavado de activos, mientras tanto los colombianos están asfixiados pagando impuestos para el posconflicto.
Hace muy difícil que la gente quiera invertir en Colombia, las FARC habla de un banco de tierra con la mitad de la tierra productiva de Colombia. Hay un cartel que se inventa víctimas para reclamar tierras, además la ley de tierras está mal redactada, pues busca de todas las maneras perjudicar a los tenedores de buena de fe. Es una tristeza escuchar los testimonios en el Urabá Antioqueña y en el Magdalena Medio, además denunció que hay varias ONG detrás de estos falsos reclamadores de tierra.