La Procuraduría General de la Nación apeló la decisión judicial mediante la cual el empresario Guido Nule, condenado a 19 años de cárcel por el carrusel de la contratación en la ciudad de Bogotá quedó libre tras haber pagado solo 7 años y 8 meses de cárcel efectiva, y haber redimido 5 mediante estudio y trabajo.

En el documento la entidad argumenta que no se tuvo en cuenta la gravedad del delito y que no es lo mismo una apropiación pequeña de recursos del Estado, a una que supera los miles de millones que a la fecha no han sido reintegrados.

El documento también señala que “es razonable suponer que entre más grave sea la conducta punible más exigente sea el juez de ejecución de penas para conceder el subrogado de libertad condicional”.