POR NELSON MATTA COLORADO | PUBLICADO EL 09 DE ABRIL DE 2016

En una carta titulada “Vamos a lograrlo, Santos, estamos seguros”, el comandante de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, le reafirmó al Jefe de Estado su voluntad de llevar a feliz término las conversaciones de paz de La Habana.

Su publicación coincide con un periodo de incertidumbre de la sociedad frente a los diálogos, que viene desde el incumplimiento de anunciar el Acuerdo Final el pasado 23 de marzo, algo que había sido prometido por el presidente Juan Manuel Santos y el propio “Timochenko”. Incluso la canciller María Ángela Holguín había dicho que, así ese día no se cumpliera el plazo, habría algún anuncio, pero nada pasó.

En la misiva, el insurgente evocó un pasaje del relato “El viejo y el mar” (de Ernest Hemingway), en el que el protagonista lograba la hazaña de pescar un pez espada, el cual tenía que defender del ataque de los tiburones.

“Me parece apropiada para compararla con el proceso de paz, una larga saga que se inició más de treinta años atrás, y que se halla a las puertas de un Acuerdo Final, víctima también de rabiosas embestidas obstinadas en impedir su arribo a buen puerto”, señaló.

El texto hace un recorrido por algunas etapas de los diálogos, destaca el apoyo internacional y critica que aún haya voces en Colombia que afirmen que el proceso “no es entre dos partes iguales”.

También se refirió al tema del paramilitarismo y las amenazas para sus militantes en el posconflicto, así como a los compromisos que debe cumplir el Gobierno al respecto. “Conservar las armas no nos interesa tanto como conservar la vida”, acotó “Timochenko”.

Al final, celebró el inicio de los diálogos con el Eln y le indicó al presidente: “los astros se alinean de nuevo y no puede echarse a pique esta oportunidad feliz. Vamos a lograrlo, Santos, estamos seguros”.

¿Excusas?

El senador del partido de la U, Jimmy Chamorro, señaló que ningún miembro del Secretariado tiene autoridad moral para exigirle al Estado que luche contra la criminalidad.

“La guerrilla no debe exigir como prerrequisito para firmar el fin del conflicto que el Gobierno desmantele el paramilitarismo o las bandas criminales, eso parece un pretexto para que los diálogos se perpetúen. Más bien, si “Timochenko” envió un mensaje de apoyo al proceso, debería facilitar que sigamos avanzando”, comentó el político.

La senadora Paola Holguín, del partido Centro Democrático, relató que “las Farc siempre se escudan en el paramilitarismo para dilatar el proceso. ¿Por qué no hablan más bien de su trabajo conjunto con las bandas criminales para el narcotráfico?”.

En cuanto a la queja del subversivo porque aún hay voces que no ven un proceso entre iguales, Chamorro indicó que eso es secundario y le tomará algún tiempo asimilarlo a los colombianos, “porque no se trata de subir de categoría a las Farc, sino de abrirles las puertas para que participen en la institucionalidad y en la democracia, si es que son apoyados en las urnas por la ciudadanía”.

Holguín, en cambio, afirmó que “nunca podrá equipararse a una organización narcoterrorista con un Estado legítimo. Ellos no tienen voluntad real de paz y siguen prolongando las conversaciones de paz, a pesar de que Santos no ha hecho sino ceder a sus caprichos”.