Es extraño que los responsables de la impunidad y del crecimiento de los cultivos de coca, que son parteras de la violencia, vengan ahora a atacar al gobierno que combate esas amenazas.